265633289714275
Volver al Blog

¿Cuándo llevar a tu hijo al dentista por primera vez?

La recomendación general de los odontólogos es llevar a los niños al dentista tras cumplir un año, o cuando le hayan salido las primeras piezas dentales, aunque lo más usual es que esta primera visita se realice cuando se haya completado la primera dentición. Esto ocurre en torno a los 3 años de edad, cuando ya tienen las 20 piezas.

Si bien estudios revelan que en torno al 25% de los menores de 4 años ya presentan caries, lo que ha obligado a adelantar la primera visita al primer año de edad e iniciar la práctica de cepillarse de los dientes incluso antes de que al bebé le hayan salido dientes, con el objetivo de tomar medidas preventivas. Tras esta primera revisión, los controles se deben realizar una vez al año.

¿En qué consiste la primera visita al dentista?

El odontólogo revisará los dientes de leche y las encías. Asimismo, se evaluarán posibles problemas de mordida o la evolución en la crecida de dientes. En ese momento se abrirá un historial sobre antecedentes médicos y se tendrá en cuenta la genética de los padres. Esta primera revisión también sirve para enseñar tanto al niño como a los padres la forma correcta de cepillarse los dientes, dar pautas de higiene dental.

Prevención desde casa

La labor de los padres es fundamental para que el niño convierta la higiene dental en un hábito regular. Por eso, antes de que el bebé cumpla el año, es conveniente realizar limpieza de encías después de cada comida. Para realizarlo podemos utilizar una gasa humedecida, y en cuanto comience la dentición, utilizar un cepillo correspondiente a su edad.

Es importante recordar que no se puede utilizar pasta dentrífica hasta que el niño tenga 2 años. A partir de esa edad, podemos empezar a utilizar una pequeña dosis de pasta indicada para niños, con bajo contenido en flúor.

Los bebés pueden desarrollar caries si existe un contacto prolongado con los azúcares de la leche, por eso es importante no dejarles solos con el biberón en la boca durante mucho rato. Después de cada toma debemos retirarle el biberón y proceder a una limpieza.

Volver al Blog